Pasar al contenido principal

¿Qué es la Apnea del sueño?

La Apnea del Sueño es un transtorno respiratorio que se define por la aparición de pausas en la respiración, con una duración de 10 segundos o más, durante el sueño, por lo menos 10 veces por hora.

El síndrome de Apnea hipopnea obstructiva del sueño (SAHOS) es el más frecuente de los trastornos respiratorios que se producen durante el sueño, ya que afecta a alrededor del 4% de los adultos.

Este trastorno del sueño se debe a episodios repetidos de obstrucción o colapso de la vía aérea superior que tienen lugar mientras la persona afectada duerme, debido a que la vía respiratoria se estrecha, se bloquea o se vuelve flexible. La apnea se define como una interrupción temporal de la respiración de más de diez segundos de duración provocando un colapso, bien mediante la reducción (hipopnea) o bien mediante la detención completa (apnea) del flujo de aire hacia los pulmones.

Puede producir, entre otros efectos, una disminución de los niveles de oxígeno y un aumento del nivel de anhídrido carbónico (CO2) en la sangre, así como un pequeño despertar a menudo subconsciente (microdespertar), que permite recuperar la respiración normal hasta que se produce el siguiente episodio. Por lo general, la respiración vuelve a la normalidad, a veces con un ronquido fuerte o con un sonido parecido al que una persona hace cuando se atraganta.

Este trastorno se presenta con mayor frecuencia en hombres que en mujeres debido a un factor hormonal protector en las mujeres, pero tras la menopausia se equipara la incidencia. Las personas con sobrepeso y obesidad son mucho más propensas a sufrirlo.

 

Las principales consecuencias de este trastorno son:

  • Somnolencia diurna excesiva debida a la mala calidad del sueño. Esto puede afectar a la capacidad intelectual y al rendimiento, y puede ser causa de accidentes laborales y de tránsito.
  • Trastornos cardiovasculares: hipertensión arterial, arritmias
  • Trastornos psicológicos e intelectuales: dificultad de atención-concentración, depresión nerviosa etc. También son frecuentes continuos cambios en el estado de ánimo, ansiedad, dolor de cabeza (sobre todo por la mañana) e irritabilidad.